La supervivencia es lo que importa

Como consultor principalmente en el área de finanzas siempre he velado porque mis clientes mantengan unos indicadores sanos, principalmente el “EBITDA”, indicador que es fundamental para la sostenibilidad de las empresas, las valoraciones y las transacciones de venta de compañías. Pero a raíz de un meme que viene circulando hace unos días dándole una nueva definición a este indicador como EBITDAC = earnings before interest-taxes-depreciation-amortization and coronavirus” o incluso “EBITDACOC= earnings before interest-taxes-depreciation-amortization, coronavirus and oil crash”, me pone a pensar como a muchos, que lo que realmente importa es la supervivencia.


Entiéndase la supervivencia no solo para la empresa, los accionistas, sino también para los empleados.

¿Cómo serán las empresas valoradas después

del Covid 19?


Espero que podamos evaluar los resultados de este año de manera excepcional y que además del EBITDA, rey de las métricas actuales, se tengan en cuenta otros aspectos que no son a veces fácilmente medibles, pero igualmente importantes:


  • ¿Cómo las empresas se fueron adaptando a la situación de su mercado particular?

  • ¿Cómo replantearon sus estrategias para los nuevos escenarios en el corto plazo?

  • ¿Qué hicieron para mantener a los trabajadores productivos y estables, a expensas de las ganancias o del flujo de caja?

  • ¿Qué medidas tomaron para reducir los costos operativos?

  • ¿Cómo fue el tratamiento a sus clientes?, ¿pudieron de alguna manera seguir cumpliendo sus requerimientos y aún más, mejorando todos los sistemas de comunicación, logística y despacho entre otros?

  • ¿Qué alianzas hicieron con los proveedores y a que acuerdos llegaron con ellos?

  • ¿Cómo pudieron negociar con las entidades financieras a pesar de todas las trabas y dificultades?

  • ¿Qué hicieron para colaborar y aliviar la crisis dentro de su comunidad?

Este es el momento de exaltar ese propósito superior enmarcado en la “Visión” de la compañía, porque cuando esta crisis pase y el mundo vuelva paulatinamente a una nueva normalidad, las compañías que pudieron estar “prendidas” en las condiciones actuales, conservaron a sus equipos productivamente y lograron la supervivencia, deberían poder atraer a nuevos inversionistas que les den un nuevo “aire” en pro de su sostenibilidad y les ayuden a superar el virus, como a las personas que han logrado recuperarse de esta grave situación.


Maria Fernanda Reyes I.

Socia y Consultor de Core Business

32 vistas